Día Mundial de los Océanos

Día Mundial de los Océanos

Día Mundial de los Océanos 640 426 Climatetrade

8 de Junio, es la fecha marcada en el calendario por Naciones Unidas para celebrar el Día Mundial de los Océanos con el objetivo de sensibilizar a la humanidad sobre la importancia real de cuidar los océanos en nuestras vidas.

Ahora más que nunca, es cuando debemos tomar conciencia y hacer un uso sostenible de los recursos que los océanos nos ofrecen. Dadas las numerosas amenazas a las que se enfrentan, aumenta la necesidad de encontrar soluciones innovadoras, rápidas y efectivas, así como entidades que las impulsen. 

Por ello, la Organización de Naciones Unidas ha establecido como tema para este año “Innovación para un océano sostenible”, alineado con la Agenda 2030 sobre el desarrollo sostenible, donde se busca una mayor cooperación internacional a través del avance científico y tecnológico y así lograr los cambios que coadyuven a sanar y salvar el único hogar posible para los seres humanos, el planeta Tierra.

La pesca excesiva, la destrucción del hábitat, la contaminación, etc. Las generaciones futuras conocerán un océano muy diferente al actual, caracterizado por la degradación, el agotamiento, la contaminación y la basura.

El Pacto Mundial de la ONU por un desarrollo sostenible involucra a Gobiernos y organizaciones públicas y privadas de todo el mundo; de ellas, 9.900 son empresas, 1.280 españolas, el 13%, confirman desde la Red Española.

En este sentido, las empresas juegan un rol clave en este sentido. Hay determinadas empresas cuyo núcleo de negocio está más directamente ligado a este objetivo, como las del sector agroalimentario y pesquero, turístico o las del sector de la construcción. Sin embargo, todas las empresas, independientemente de su sector, pueden tomar medidas para contribuir a salvar los océanos.

¿Cómo pueden las empresas contribuir?

Implementando políticas y prácticas empresariales que eviten la contaminación y sobreexplotación de océanos y mares.

Elaborando una política que respete la biodiversidad y los ecosistemas marinos en la cadena de suministro.

Implementando y certificando sistemas de gestión ambiental que prevengan y minimicen el impacto de las actividades de la empresa sobre los ecosistemas acuáticos y la biodiversidad.

Adoptando criterios de economía circular para la reducción y reutilización de plásticos o envases.

Reduciendo el uso de sustancias tóxicas, y materiales no biodegradables.

En el caso de las empresas de construcción y turísticas, promoviendo una urbanización sostenible del litoral y la costa.

En el caso de las empresas del sector agroalimentario y pesquero, promoviendo modalidades de pesca sostenibles y la prevención de la sobrepesca.

Invirtiendo en tecnologías innovadoras que contribuyan a la pesca sostenible, como el desarrollo de técnicas y equipos de liberación de especies no objetivo.

Disminuyendo gradualmente el uso de combustibles fósiles en las operaciones de la empresa, y sustituyendo su uso por el de fuentes de energía renovable.

Invirtiendo en tecnologías más sostenibles y menos intensivas en la emisión de carbono e introducirlas progresivamente en las actividades e instalaciones de la empresa.

Incluyendo acciones de mitigación y adaptación al cambio climático en sus planes de acción.

Utilizando los productos y servicios de la empresa para promover la gestión sostenible de océanos y mares. Por ejemplo, invirtiendo en tecnologías y proyectos  que proteja la biodiversidad marina.

Concienciando sobre la importancia de la conservación de océanos y mares a través de campañas de marketing y publicidad.

Apoyando iniciativas como con el objetivo de involucrar a los gobiernos, el público en general y el sector privado en la protección de la biodiversidad marina.

Compartiendo buenas prácticas relacionadas con la gestión sostenible de océanos y mares en las actividades de la empresa.