Una recuperación en verde

Una recuperación en verde

Una recuperación en verde 640 426 Climatetrade

En un mundo en el que los virus se expanden rápidamente  a todos los rincones debido a un mundo globalizado, nuestro estilo de vida nos ha hecho mucho más vulnerables a catástrofes.

A finales de 2019, la Unión Europea declaró, de forma oficial, la emergencia climática con la intención de establecer un plan de acción global para  la reducción de emisiones y cumplir con los objetivos del Acuerdo de París. Entre ellos, el de limitar el aumento de la temperatura media del planeta por debajo de los 1,5°C, y con ello evitar que vayamos a un escenario de futuro mucho peor del que ya conocemos.

Sin embargo, la crisis en la que ya nos veíamos inmersos ha quedado eclipsada estos últimos meses por la crisis sanitaria del COVID-19 y la crisis económica que ya se vislumbra a corto plazo, lo que ha ocasionado que la crisis climática quede en tercer puesto.

En realidad, deberíamos de tener en cuenta que el medioambiente puede ser nuestro mejor amigo o nuestro peor enemigo . Todo va a depender de cómo tratemos a la naturaleza.

Una vez que dejemos atrás esta crisis sanitaria,seguiremos viviendo dentro de una crisis climática que como ya ha demostrado, guarda oscuros capítulos para el futuro.  No es ningún secreto que una naturaleza sana eliminaría muchos problemas mañana. Igual que un bosque nos protege de una inundación, una biodiversidad amplia nos protege de otras pandemias.

Nuestra salud, nuestra economía y nuestras vidas están en riesgo, todo está conectado. El COVID-19 ha quitado miles y miles de vidas, ha cerrado cientos de negocios y empresas y, ha contribuido a deteriorar gravemente nuestra economía.

Una recuperación en verde

Debemos de aprender de nuestros errores del pasado. En anteriores crisis conseguimos frenar el calentamiento global por un tiempo determinado pero cuando volvíamos la normalidad, los motores volvían a funcionar y, en la mayoría de las ocasiones, a máxima potencia para “recuperar el tiempo perdido”.

Hace poco, varios gobiernos pedían una salida sostenible de la crisis del Coronavirus. Una salida comprometida con el medio ambiente y la acción climática. 

Fondos de inversiones, antes de todo esto, apostaban ya por la sostenibilidad, cada vez eran más las personas que demandaban productos y servicios respetables con el medioambiente.  

La historia ya ha dejado claro que la mejor forma posible de salir de esta y evitar situaciones como las vividas es apostando fuerte por el medioambiente, creciendo como sociedad de la mano de la naturaleza. No hay excepción,  no debemos olvidar que somos una especie más en el mundo y que dependemos, al igual que el resto de especies del ecosistema que nos rodea. Al final, algo que creíamos tan irrelevante como un pangolín o un murciélago podría causar una pandemia que paraliza el mundo que conocemos.