Actualmente las ciudades enfrentan un sinfín de catástrofes de origen natural o causadas por el hombre, desde terremotos, incendios, inmigración masiva… Este tipo de situaciones son cada vez más frecuentes debido a factores como la rápida urbanización, el cambio climático o la inestabilidad política.

La resiliencia es un concepto que, en el caso de las ciudades, consiste en que éstas tengan la capacidad para prepararse, resistir y recuperarse frente a una crisis con el fin de proteger y mejorar la vida de las personas, asegurar los beneficios del desarrollo e impulsar un cambio positivo.

Brinda un marco estratégico que contempla la evaluación de riesgo y herramientas para afrontar estos retos económicos, sociales y ambientales de nuestras ciudades.

A nivel mundial, más personas viven en áreas urbanas que en áreas rurales, con el 55% de la población mundial que reside en áreas urbanas en 2018. En 1950, el 30% de la población mundial era urbana, y para 2050, el 68% de la población mundial es proyectado para ser urbano. (https://population.un.org/wup/Publications/Files/WUP2018-KeyFacts.pdf)

Los factores que más afectan a las ciudades son aquellos relacionados con las consecuencias del cambio climático. Entre estos efectos se destacan sucesos devastadores como inundaciones, sequías o incendios forestales, los cuales han generado impactos catastróficos en nuestro planeta. Generando desafíos e incertidumbres para la sociedad, la economía y el medio ambiente.

Puede afectar a los servicios públicos básicos, como el suministro de agua o energía, indispensables para el funcionamiento de las ciudades. Por lo tanto, a medida que los efectos del cambio climático se vuelven más severos y frecuentes es necesario adoptar medidas para que las ciudades sean más resilientes, reduzcan su vulnerabilidad y así se puedan mitigar estos cambios y reducir su impacto negativo.

El 70 por ciento de las ciudades ya están lidiando con los efectos del cambio climático, y casi todas están en riesgo. Por ejemplo, más del 90 por ciento de todas las áreas urbanas son costeras, lo que pone a la mayoría de las ciudades de todo el mundo en riesgo de inundaciones por el aumento del nivel del mar y las fuertes tormentas. (https://c40-production-images.s3.amazonaws.com/other_uploads/images/1789_Future_We_Don’t_Want_Report_1.4_hi-res_120618.original.pdf)

¡El cambio climático es una creciente amenaza! afecta de forma directa a la capacidad de los países para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible e incluso podría revertir los logros alcanzados en las últimas décadas.

La capacidad de las ciudades para adaptarse a situaciones de crisis y a las amenazas del cambio climático es determinante para su sostenibilidad y futuro.

De acuerdo al Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos para ser verdaderamente resilientes, las ciudades deben trabajar hacia la sostenibilidad para garantizar impactos positivos a largo plazo, y de la misma manera, ser verdaderamente sostenible implica incorporar resiliencia para impulsar y proteger los objetivos de desarrollo.

¡El momento de actuar es AHORA, necesitamos ciudades resilientes y sostenibles!

Estas son algunas de las propuestas por Naciones Unidas para alcanzar el Objetivo 11 de aquí a 2030:

  • Asegurar el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles y mejorar los barrios marginales.
  • Proporcionar acceso a sistemas de transporte seguros, asequibles, accesibles y sostenibles para todos mediante la ampliación del transporte público.
  • Incrementar la urbanización sostenible y la capacidad para la planificación y la gestión participativas, integradas y sostenibles de los asentamientos humanos en todos los países.
  • Doblar los esfuerzos para proteger el patrimonio cultural y natural
  • Minimizar las muertes causadas por los desastres, incluidos los relacionados con el agua, y de personas afectadas por ellos, y reducir considerablemente las pérdidas económicas.
  • Reducir el impacto ambiental negativo per capita de las ciudades.
  • Proporcionar acceso universal a zonas verdes y espacios públicos.
  • Aumentar el número de ciudades que adoptan e implementan políticas y planes integrados para promover la inclusión, el uso eficiente de los recursos, la mitigación del cambio climático y la adaptación a él y la resiliencia ante los desastres.
  • Prestar apoyo a los países menos desarrollados, incluso mediante asistencia financiera y técnica, para que puedan construir edificios sostenibles y resilientes utilizando materiales locales.Innovation is part of the solution to help cities resist, adapt and quickly recover from crises.

La innovación es parte de la solución para ayudar a las ciudades a resistir, adaptarse y recuperarse rápidamente de las crisis.

Servicios integrales de gestión de riesgos que incluye la monitorización de las redes de servicios e infraestructuras, modelos de simulación, protocolos de actuación y sistemas de alerta para conocer el estado de la ciudad en tiempo real.

Conoce cómo las Naciones Unidas está trabajando con las ciudades para construir resiliencia urbana (http://urbanresiliencehub.org/wp-content/uploads/2018/02/CRPT-Guide.pdf)