Las empresas estadounidenses no pueden esperar a que la regulación las obligue a mitigar su impacto en el clima. Afortunadamente, muchas de ellas ya han comenzado su camino hacia la descarbonización.

Como la economía más grande del mundo, Estados Unidos tiene el poder y la influencia para liderar al mundo hacia Net Zero, pero todavía está muy por detrás de otros en términos de ambición climática. Este agosto, el presidente Biden promulgó la Ley de Reducción de la Inflación y, si bien esta es la ley climática más ambiciosa jamás aprobada en los EE.UU., queda mucho por hacer para que el país alcance el Cero Neto.

La opinión pública es unánime: un 70 % de los consumidores estadounidenses quiere que las corporaciones hagan más contra el cambio climático y un 30 % ya gasta más dinero en productos que son mejores para el medio ambiente. Debido a esto, implementar una estrategia Net Zero se ha convertido en una cuestión de competitividad para las empresas estadounidenses.

Promesas vs estrategias

Actualmente, alrededor de 200 de las corporaciones más grandes de EE.UU. han anunciado objetivos climáticos, la mayoría de los cuales se relacionan con alcanzar emisiones netas cero para 2050. Pero no todas han respaldado sus estrategias con un plan detallado y objetivos a mediano plazo. Una evaluación reciente del NewClimate Institute analizó las promesas de cinco empresas estadounidenses: Amazon, Apple, CVS Health, Google y Walmart. Todas obtuvieron una calificación baja en transparencia e integridad, excepto Apple, que obtuvo una calificación de transparencia razonable y una calificación de integridad moderada.

En general, los compromisos climáticos se juzgan en función de la presencia de objetivos provisionales, planes detallados, mecanismos de reporte y la inclusión de al menos una parte de las emisiones de alcance 3. De las 200 empresas estadounidenses con objetivos climáticos, menos de 50 cumplen esos estándares. Según Net Zero Tracker, Workday (tecnología), Ralph Lauren (moda), Duke Energy (energía) y ExxonMobil (petróleo y gas) se encuentran entre los mejores.

Tecnología lidera los esfuerzos

Las empresas tecnológicas son las más avanzadas en los EE. UU. en lo que respecta a la descarbonización de sus operaciones, con Google (y su empresa matriz Alphabet), Apple y Workday, una empresa de software en la nube, que se clasifican constantemente entre las empresas más sostenibles del mundo.

Están avanzando gracias a la adopción a gran escala de la electricidad renovable y al uso de materiales reciclados en sus productos. En 2021, Accenture, GitHub, Microsoft y ThoughtWorks, todas empresas tecnológicas estadounidenses, lanzaron la Green Software Foundation, cuyo objetivo es establecer estándares y establecer las mejores prácticas para la creación de software con bajas emisiones de carbono.

Cómo diseñar una estrategia Net Zero eficiente

Para tomar medidas climáticas efectivas y evitar reclamos de lavado verde (greenwashing), es crucial que las empresas estadounidenses sigan las mejores prácticas en términos de divulgación y establecimiento de objetivos. Según NewClimate Institute, las mejores prácticas incluyen divulgar anualmente las emisiones en un formato claro y comprensible y proporcionar un desglose de las fuentes de emisión con datos históricos para cada fuente.

En cuanto al establecimiento de objetivos, el Instituto dice que las empresas deben declarar explícitamente que sus objetivos cubren todas las emisiones de alcance 1, 2 y 3, así como los impactos climáticos que no son GEI cuando corresponda, establecer un objetivo específico de reducción de emisiones que sea independiente de las reclamaciones de compensación y alineados con trayectorias o puntos de referencia compatibles con 1,5 °C para el sector, y establecer objetivos intermedios alineados con la visión a largo plazo en términos de profundidad y alcance.

El white paper gratuito de ClimateTrade, ‘Guía completa para diseñar estrategias eficientes de cero emisiones netas’ reúne todas las mejores prácticas de las estrategias de descarbonización de las empresas de EE.UU. para ofrecer una guía paso a paso para alcanzar las emisiones netas cero. Descárgalo ahora.