Ubicado en la Amazonía de Perú, el Proyecto de Carbono del Bosque de Yacumama es un proyecto de conservación de 3.200 hectáreas de terreno cuyo objetivo es proteger la selva tropical y su biodiversidad. Este es un perfecto ejemplo del impacto positivo que las finanzas climáticas pueden tener en la resiliencia de los ecosistemas locales.

Se estima que el proyecto evita las emisiones de un promedio de 72.982 toneladas de CO2 a la atmósfera al año.

Además del potencial de secuestración de carbono, la conservación del bosque de Yacumama también protege a una diversidad de especies amenazadas en la Amazonia como el jaguar, el tapir, el oso perezoso, el águila arpía y delfín rosado que se encuentra en la aguas del Río Yarapa, el cual desemboca en el río Amazonas; además, es el hábitat y provee alimento a siete especies de primates que viven en la zona, en segundo lugar después de Uganda, el cual es el hogar de ocho especies. Y no nos olvidemos de la increíble biodiversidad de aves en los bosques, desde los colibríes hasta las águilas, loros y guacamayas.

El terreno donde se lleva a cabo el proyecto es una propiedad privada que funciona como un lugar de alojamiento, educación y conservación. El proyecto comenzó en 1992 como un destino de ecoturismo, ofreciendo visitas y talleres educativos para la financiación de su funcionamiento. En el 2012, cambió su modelo de negocio y comenzó a ofrecer créditos de carbono para conseguir fondos, y hoy en día sus dueños dependen de la financiación climática para poder continuar con sus actividades. Sin esta, podrían verse forzados a vender la tierra a empresas con ánimo de lucro, las cuales muy probablemente talarían los árboles para ser vendidos como madera o biomasa, y a su vez establecerían operaciones agrícolas en la zona.

Yacumama significa ‘Madre de las Agua’ en Quechua, y este proyecto está muy enfocado en el ecosistema de agua de la región. Dos de los Objetivos de Desarrollo de Sostenibilidad a los que este proyecto contribuye están relacionados con el agua: el ODS 6 (agua limpia y saneamiento) y el 14 (vida submarina). Yacumama también contribuye directamente al ODS 3 (salud y bienestar), 13 (acción por el clima) y 15 (vida de ecosistemas terrestres). Por otra parte, Yacumama también está comprometido con la preservación de las tradiciones indígenas.

 

Regístrate en el marketplace de ClimateTrade para saber más y apoyar el proyecto.