Cepsa compensará alrededor de 55.000 toneladas de CO2 del gasóleo para calefacción que sus clientes residenciales consuman este invierno, el equivalente a la plantación de 330.000 árboles, gracias a una colaboración con ClimateTrade.

Esta iniciativa, impulsada por el negocio de Ventas Directas de la compañía, es pionera entre las empresas del sector en España y consistirá en la financiación de diferentes proyectos de reforestación y preservación de la masa forestal que permitan retirar CO2 de la atmósfera.

La compañía colaborará en iniciativas medioambientales del marketplace de ClimateTrade, las cuales se desarrollarán en su mayor parte en España, mientras que el resto se harán en otros países en los que Cepsa tiene presencia. En concreto, varios de estos proyectos se llevarán a cabo en zonas afectadas por incendios forestales, como Vilardevos, en la provincia de Ourense, y Hoyo de Pinares, en Ávila.

En esta campaña están incluidos todos los productos de gasóleo para calefacción y será Cepsa quien asuma la compensación, sin repercutir ningún coste a sus clientes. Gracias a la tecnología blockchain de ClimateTrade, éstos recibirán certificados de compensación de CO2 con información rastreable sobre el proyecto elegido, además de poder seguir de forma individualizada cada uno de los proyectos a través de la web de Cepsa, e incluso tendrán la posibilidad de visitarlos.

Esta iniciativa se enmarca en la estrategia 2030 de la compañía, Positive Motion, con la que quiere ir más allá de las cero emisiones netas (net zero) e ir más allá, permitiendo a los clientes y a la sociedad avanzar en la dirección correcta (Net Positive). La compañía ha establecido una ambiciosa hoja de ruta para recortar sus emisiones, situándose entre las compañías referentes de su sector. En concreto, en 2030, reducirá sus emisiones de CO2 (alcance 1 y 2) en un 55% respecto a 2019, y aspira a alcanzar cero emisiones netas en 2050. En cuanto al índice de la intensidad de carbono de sus productos (alcances 1, 2, y 3), el objetivo de la compañía es reducirlo entre un 15 y un 20% en 2030.