El Reino Unido y los EE.UU. son importantes centros financieros mundiales, con mucho en juego cuando se trata de lograr Net Zero. En este artículo, analizamos las diferencias entre las estrategias de descarbonización bancaria de los dos países.

Divulgaciones climáticas

Se considera que los bancos del Reino Unido van por delante de los demás cuando se trata de divulgaciones relacionadas con el clima, muy probablemente debido a la proactividad de sus reguladores. La Autoridad de Regulación Prudencial (PRA) del Reino Unido fue el primer regulador financiero en publicar expectativas de supervisión sobre la gestión del riesgo financiero relacionado con el clima en 2019. La Autoridad recuerda regularmente a los bancos que se espera que evalúen su exposición a los riesgos financieros relacionados con el clima de la misma manera en que evalúan otros impulsores de los riesgos financieros.

En los EE.UU, la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) publicó una propuesta para la divulgación de riesgos climáticos en marzo de 2022 y se espera que la finalice a finales de año. Estas y las expectativas de divulgación de la PRA están alineadas con las recomendaciones del Grupo de Trabajo sobre Divulgaciones Financieras Relacionadas con el Clima (TCFD), que se publicaron en 2017 para ayudar al sector financiero a adaptarse al cambio climático. Estos han sido ampliamente respaldados en toda la industria, pero según el Informe de TCFD de 2021, la adopción es mucho más amplia en Europa, con el 50% de las empresas que cotizan en bolsa que publicaron informes financieros alineados con TCFD en 2020, en comparación con el 20% en América del Norte.

Descarbonización corporativa

En el sector bancario, las emisiones de alcance 1 y 2 representan solo una pequeña fracción de la huella de carbono total, y mucho más proviene de los préstamos (alcance 3). Como tal, la neutralidad de carbono en las emisiones propias de los bancos de las operaciones y la energía es generalmente el primer hito que se busca alcanzar.

En el Reino Unido, NatWest y Barclays han sido neutrales en carbono en las emisiones de alcance 1 y 2 desde el año 2020. Lloyd’s Bank ya usa energía 100% renovable y planea alcanzar emisiones operativas netas cero para 2030. HSBC también está trabajando para lograr un cero neto para 2030 objetivo para sus propias operaciones, mientras que Standard Chartered planea alcanzar este objetivo para 2025.

Mientras tanto, en EE.UU, Wells Fargo y Bank of America lograron la neutralidad de carbono para sus propias operaciones en 2019, mientras que JP Morgan alcanzó este objetivo en 2020 y Morgan Stanley planea ser neutral en carbono en 2022.

Aquí es interesante observar las palabras utilizadas por los bancos: en el Reino Unido, Net Zero tiende a ser el objetivo preferido, lo que implica una reducción drástica de las emisiones antes de que las compensaciones de carbono puedan usarse para «neutralizar» las emisiones restantes. Este objetivo es más difícil de alcanzar, pero mucho más efectivo para combatir el cambio climático. En los EE.UU, los bancos parecen preferir las palabras «neutralidad de carbono», que se puede lograr principalmente a través de la compensación de carbono, sin una reducción mínima de las emisiones. Alcanzaron su objetivo de neutralidad de carbono antes que los bancos del Reino Unido y ahora se están enfocando en reducir sus emisiones operativas. Citi es el único gran banco de EE.UU. con un objetivo Net Zero para sus propias operaciones (para 2030).

Financiamiento para combustibles fósiles

Los bancos estadounidenses se encuentran entre los mayores financiadores de combustibles fósiles en todo el mundo. El informe Banking on Climate Chaos expone la ‘Dirty Dozen’, los 12 bancos que más han financiado combustibles fósiles desde la firma del Acuerdo de París. Cinco de ellos son estadounidenses, incluso cuatro en la parte superior de la lista: JP Morgan (US$382.000 millones), Citi (US$285.000 millones), Wells Fargo (US$272.000 millones) y Bank of America (US$232.000 millones). Morgan Stanley es el último de los 12, con US$137B.

En abril de 2022, Wells Fargo, Bank of America y Citigroup propusieron cambios en sus políticas de financiación de combustibles fósiles, pero solo obtuvieron el respaldo de alrededor del 11-13 % de los accionistas.

Mientras tanto, solo un banco del Reino Unido (Barclays) entró en la lista Dirty Dozen, con US$167.000 millones de financiamiento para combustibles fósiles desde 2016. Pero aunque la cantidad de financiamiento para industrias contaminantes es menor que en los EE.UU, no les va mucho mejor que a sus contrapartes estadounidenses cuando se trata de su estrategia para descarbonizar los préstamos. Solo Lloyd’s Banking Group ha hecho algunas exclusiones de su cartera: los nuevos desarrollos de campos petroleros y las empresas involucradas en la exploración o desarrollo de arenas petrolíferas ya no pueden recibir financiación del banco.

Por otro lado, todos los grandes bancos del Reino Unido y de los EE.UU. tienen políticas de exclusión para la financiación del carbón, y las instituciones del Reino Unido tienden a ser más estrictas que en los EE.UU.

Compensación de carbono del cliente

Además de los esfuerzos anteriores, varios bancos han lanzado herramientas de seguimiento de carbono para sus clientes privados, promoviendo la acción climática individual. Esto es particularmente común en Australia, con Commonwealth Bank y Westpac ofreciendo esta función. Pero ninguno de los grandes bancos estadounidenses analizados en este artículo parece ofrecer esta opción. En el Reino Unido, NatWest se asoció con CoGo para ofrecer a los clientes un resumen de su huella de carbono, así como consejos para reducirla, a través de su aplicación bancaria.

Sin embargo, pocos bancos también dan a sus clientes la opción de compensar su huella de carbono. En España, el Banco Santander ha lanzado una nueva función que permite a los clientes no solo realizar un seguimiento y reducir sus emisiones de carbono, sino también compensarlas a través de la plataforma ClimateTrade. El banco tiene planes de implementar el servicio para sus clientes del Reino Unido en los próximos meses.

La API de ClimateTrade se puede integrar en cualquier aplicación bancaria o sitio web para presentar a los usuarios un resumen de sus emisiones, calculadas de acuerdo con su tarjeta y transacciones de débito directo. Luego brinda a los clientes la opción de compensar esta huella directamente desde su cuenta contribuyendo a proyectos sostenibles en todo el mundo. Todos los proyectos ofrecidos por ClimateTrade están certificados por estándares reconocidos internacionalmente como Verra, Gold Standard del MDL, y alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Además, todas las transacciones son totalmente rastreables gracias a la tecnología blockchain.

Si quieres saber más sobre las soluciones de ClimateTrade para el sector bancario, ponte en contacto con nuestros expertos.