Con ClimateTrade, las organizaciones pueden calcular fácilmente sus emisiones de CO2.

Ante la fuerte discusión sobre la crisis climática y la urgencia de tomar decisiones efectivas para reducir las consecuencias del calentamiento global, muchas empresas empiezan a trabajar en sus objetivos ESG (Ambiental, Social y de Gobierno), entre los cuales está calcular su huella de carbono.

Para lograr un mundo con cero emisiones, cada empresa tendrá que calcular y compensar su huella de carbono a través de diferentes proyectos de compensación de emisiones de CO2.

En muchos países, hacerlo ya es un requisito legal para grandes empresas en sectores contaminantes, y antes del fin de esta década este requisito será extendido a muchos más países, sectores y tipos de empresas. Por ello, es hora de aprender a calcular la huella de carbono y descubrir cómo puede compensarse.

Pero empecemos por el principio:

¿Qué es la huella de carbono?

La huella de carbono es el total de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que una persona, empresa o país libera a la atmósfera, expresada en CO2 equivalente.

Estas emisiones son responsables del calentamiento global, por lo que es necesario reducirla en la lucha contra el cambio climático.

Por eso, muchos gobiernos han puesto límites en la cantidad de emisiones que las empresas pueden producir, asociados muchas veces a un impuesto al carbono. Muchos países y empresas se han comprometido a alcanzar la neutralidad en carbono antes de 2050, lo que significa que todo el carbono que emitan será compensado y ninguno será expulsado a la atmósfera.

Calcular la huella de carbono de una empresa u organización significa evaluar su impacto en el clima. Este cálculo es un paso importante en la lucha contra el cambio climático a nivel corporativo.

Protocolo de Gases de Efecto Invernadero (GHGP)

Las organizaciones han adoptado los estándares establecidos por el Protocolo de Gases de Efecto Invernadero (GHGP), pues proporciona estándares de contabilidad, presentación de informes y herramientas para calcular la huella de carbono.

Este protocolo establece un marco integral, global y estandarizado para medir y gestionar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de las operaciones, de las cadenas de valor o de los productos.

Clasificación de las emisiones para calcular la huella de carbono

El protocolo GEI clasifica las emisiones de CO2 en tres categorías o “alcances”.

clasificacion y cálculo de emisiones co2

Alcance Uno: Emisiones directas de GEI

Incluye todas las emisiones directas de GEI de una empresa derivadas del uso de combustibles fósiles en sus instalaciones (gas natural, propano, fuel, oil, etc). También son las emisiones originadas por los combustibles para flotas de vehículos de la empresa (de mercancías y de personas).

Estas emisiones se pueden calcular a partir de las facturas de los proveedores con el desglose de los litros o metros cúbicos que suministran.

Por poner un ejemplo, para las empresas del sector petróleo, el alcance 1 representa una gran parte de su huella de carbono: sus actividades principales de perforación, extracción y refinamiento de petróleo y gas natural liberan grandes cantidades de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

En cambio, las empresas de servicios, como los bancos y las instituciones financieras, suelen emitir pocas cantidades de emisiones de alcance 1, ya que trabajan en oficinas y sus procesos de elaboración de productos no son contaminantes.

Para calcular las emisiones de alcance 1 de tu empresa, piensa en lo que tus empleados y tú hacéis diariamente. ¿Dónde trabajáis (despacho, fábrica, campo, etc.)? ¿Qué hacéis? ¿Cuánto contaminan vuestras actividades diarias?

Alcance Dos: Emisiones indirectas de GEI asociadas a la electricidad

Las emisiones de alcance 2 son las emisiones indirectas de GEI generadas por la electricidad, el calor o frío de los procesos o el vapor usado en ellos. Se pueden empezar a calcular a partir de las facturas de las compañías de suministros energéticos con el desglose de los kilovatios/hora o metros cúbicos que suministran.

Todos los sectores necesitan electricidad para funcionar, así que todas las empresas tienen que calcular sus emisiones de alcance 2. Empieza con tu suministro de electricidad: ¿cuánto de este viene de fuentes renovables y cuánto de combustibles fósiles? ¿Cuánta electricidad utilizas en tus operaciones anualmente? Esta información te ayudará a calcular tu huella de carbono procedente de la electricidad que consumes.

El mismo ejercicio se debe aplicar a la calefacción o incluso a la cocina: las empresas suelen usar gas natural para estas actividades, así que es importante calcular las emisiones asociadas.

Posteriormente, mira tu consumo de energía para transporte: ¿tu empresa dispone de una flota? ¿Tus vehículos son de combustión o eléctricos? ¿Qué distancia recorren cada semana, mes o año? Con esta información, podrás calcular la huella de carbono procedente de los carburantes que usas para transporte en tus operaciones.

Alcance Tres: Otras emisiones indirectas

Las emisiones de alcance 3 pueden ser consideradas como “fuera de tu control”. Incluyen las emisiones generadas por tus proveedores y clientes en el ciclo de vida de tu producto o servicio.

Por ejemplo, en el caso de las empresas del sector petróleo, la extracción y el refinado de petróleo pertenecen al alcance 1, pero la combustión de estos productos en actividades diarias forman parte de su alcance 3.

Por eso, las empresas tienen que implementar cambios y contribuir a la descarbonización a lo largo de su cadena de suministro.

¿Qué incluir en el alcance 3 de la huella de carbono de una organización?

En especial se recomienda incluir:

  • Las emisiones de los medios de transporte usados en los desplazamientos de los trabajadores desde su residencia hasta su puesto de trabajo, ida y vuelta.
  • Las emisiones de los viajes de empresa, en especial los vuelos, los desplazamientos en coche particular o alquilado, las estancias en hoteles, los trayectos en barco o ferry.
  • Las emisiones de los servicios informáticos externos o subcontratados, como los servicios en la nube.
  • Las emisiones de las empresas de logística de recogida o de entrega de productos.

Cabe destacar que las emisiones de alcance 3 en determinados sectores son la mayor fuente de emisiones, sobre todo por parte de los proveedores, distribuidores o transportistas.

Para ayudar a las empresas conceptualmente con el cálculo de la huella de carbono, la actividad principal que se lleva a cabo en las instalaciones propias se divide en actividades “aguas arriba” y “aguas abajo”.

Emisiones «aguas arriba»

Las emisiones “aguas arriba” incluyen las que ocurren en el ciclo de vida de un producto, desde la compra y la entrada de las materias primas o los componentes hasta la salida de las instalaciones del fabricante o productor.

Emisiones «aguas abajo»

Las emisiones denominadas “aguas abajo” ocurren en el ciclo de vida de un producto después de la venta, es decir, incluyen la distribución, el almacenamiento y el uso del producto hasta el final de su vida útil.

Emisiones de CO2 por sector

Los tres alcances descritos arriba son comunes para todos los sectores y todos los tamaños de empresas, pero existen diferencias a la hora de calcular la huella de carbono dependiendo del sector en el que se mueve la empresa.

Huella de carbono sector movilidad

En el sector de la movilidad, la mayoría de la huella de carbono proviene de los combustibles fósiles usados para conducir. Por eso, muchos operadores han cambiado sus flotas por vehículos híbridos o eléctricos con el propósito de avanzar hacia la movilidad neutra en carbono.

Mira lo que hace Cabify para alcanzar la neutralidad en carbono.

Huella de carbono en la aviación

Como en el sector de la movilidad, gran parte de la huella de carbono del sector de la aviación proviene de la quema de combustibles fósiles, pero para este sector aún no existe una buena alternativa.

Mientras esperan la comercialización de carburantes cero carbono, como puede ser el hidrógeno verde, las aerolíneas no tienen más remedio que calcular su huella de carbono y compensarla.

Descubre cómo Iberia permite a sus clientes compensar la huella de sus vuelos.

Huella de carbono en la construcción

Para descarbonizar sus operaciones, el sector de la construcción tiene que calcular las emisiones desde la “cuna” (la extracción de las materias primas que se utilizan en la construcción del edificio) hasta la “tumba” (la demolición del edificio y cómo abordar sus materiales de construcción, es decir, valorización, reutilización, reciclaje y eliminación).

En ocasiones, a este proceso se le denomina “evaluación de la huella de carbono” o “medición del carbono durante toda la vida”.

La construcción es un sector difícil de descarbonizar, pero varias empresas y asociaciones están tomando medidas para calcular y compensar la huella de carbono de los edificios.

Lee lo que ITeC está haciendo para compensar la huella de carbono de los edificios.

Huella de carbono en el turismo

El turismo es un sector muy grande y variado que incluye el alojamiento y muchos tipos de experiencias diferentes.

En este sector, calcular las emisiones de carbono implica evaluar la huella de carbono del edificio (ver construcción) y de su consumo energético. Pero no nos olvidemos de que muchos hoteles también sirven desayuno y otras comidas, por lo que la cocina y las emisiones de alcance 3 también tienen que ser tomadas en cuenta.

Descubre la iniciativa de compensación de carbono de Meliá Hoteles.

Huella de carbono en el sector de los servicios financieros

Como mencionamos arriba, el sector financiero en general tiene una huella de carbono de alcance 1 y 2 pequeña, que proviene principalmente de sus oficinas. Muchas empresas de este sector ya compensan la huella de carbono de sus operaciones directas.

Sin embargo, los bancos y otras instituciones financieras proveen los fondos necesarios para todo tipo de actividades, desde la minería hasta la fabricación y venta de productos. Por eso, las emisiones de alcance 3 representan la mayor parte de su huella.

Huella de carbono del sector de los eventos

Hay cuatro áreas principales que tener en cuenta al calcular la huella de carbono asociada a un evento: traslado, alojamiento, recinto y comida.

¿Qué distancia tienen que recorrer los participantes y los asistentes y cómo se trasladarán? ¿Dónde van a dormir y cuántos días? ¿Cuál es el lugar del evento y su consumo energético? Y también ¿qué tipo de comida vas a servir?

Lee nuestra guía para eventos neutros en carbono.

Metodología para calcular emisiones de CO2

Independientemente del sector al que pertenezca tu empresa, es crucial seguir una metodología estandarizada para calcular tu huella de carbono. Así seguirás las mejores prácticas y sabrás cómo hacer las labores de informe y compensación de emisiones.

Greenhouse Gas Protocol

La metodología más utilizada para calcular la huella de carbono es la del Greenhouse Gas Protocol (GHG Protocol). La primera edición de este estándar fue publicada en 2001, después de una década de cooperación internacional para prepararla. En 2016, el 92% de las empresas del Fortune 500 usaron este estándar para calcular su huella de CO2.

El GHG Protocol ofrece varias metodologías relevantes.

El Corporate Accounting and Reporting Standard es su guía genérica para empresas y otras organizaciones que están preparando un inventario de sus emisiones de GEI a nivel corporativo. El Corporate Value Chain Standard está enfocado en el cálculo y reporte de las emisiones de alcance 3. Por último, el Product Life Cycle Standard puede usarse para entender las emisiones a lo largo del ciclo de vida de un producto, con el fin de centrar los esfuerzos en las mayores oportunidades de reducción de GEI.

Calculadoras de huella de carbono

Poco a poco, los innovadores alrededor del mundo están creando calculadoras automáticas de huella de carbono para respaldar los esfuerzos de descarbonización de las empresas. ClimateTrade ha desarrollado calculadoras sectoriales para la construcción, las aerolíneas y la movilidad, y ofrece servicios de cálculo para eventos e industrias en general.

Todas nuestras calculadoras siguen la metodología del GHG Protocol.

Entra en contacto para saber más.

Calcular para luego compensar la huella de carbono

Después de calcular la huella de carbono de tu empresa, es hora de reducirla y compensarla.

Las medidas de reducción pueden incluir cambiar a un proveedor de energía renovable o implementar medidas de eficiencia energética. Pero en este momento es imposible reducir la huella de carbono de una empresa hasta cero. Por esa razón, muchas empresas eligen compensar el resto de sus emisiones de carbono.

ClimateTrade ofrece un marketplace donde las empresas pueden buscar proyectos certificados de mitigación de carbono y comprar créditos de carbono para compensar su huella. Nuestra plataforma está basada en tecnología blockchain, lo que significa que todas las transacciones son rastreables – esto da a las empresas la comodidad de saber que su dinero está creando un impacto real.

Registrate gratis para y explora nuestros proyectos.

API ClimateTrade:  gestiona y contabiliza las emisiones de CO2

API para calcular y compensar huella de carbonoCon el fin de que las grandes empresas multinacionales o contaminantes corporaciones puedan reducir la huella de carbono del Alcance 3, por ejemplo, implicando a sus proveedores, se disponen de avanzadas herramientas digitales, como es el caso de la API de ClimateTrade: una Application Programming  Interface customizada para cada sector que permite gestionar y contabilizar las emisiones de los integrantes de la cadena de suministro y sus compensaciones. 

Gracias a la tecnología descentralizada de blockchain, se genera consenso y reglas claras entre proveedores y se puede contar con un dashboard de control qué permita animar a los proveedores a ser carbono neutral mediante offsets online. En el marketplace de ClimateTrade los integrantes de la supply chain pueden compensar el alcance uno a través de los derechos de emisión EUAs, y en el caso del alcance dos con certificados de origen energía renovable o IRECs.

 

¿Interesado? Completa tu registro y habla con nuestros especialistas. 

 

Artículo redactado por Francisco Martín, Head of Engineering.