BioUrban es una tecnología pionera en el mundo que permite reducir la huella de carbono y mitigar el calentamiento global.

Desarrollado por la empresa mexicana BiomiTech, este dispositivo de 4 metros de altura contiene, dentro de su estructura, reactores de microalgas que son capaces de purificar el aire que respiran, cada día, 2.790 personas. Las plantas absorben las partículas contaminantes para alimentarse de ellas y, tras un proceso natural de fotosíntesis, las convierten en oxígeno y en biomasa. Tan sólo uno de estos árboles artificiales limpia entre 40 y 60 toneladas de CO2 al año.

BioUrban

El sistema está pensado para colocarse en las zonas con mayor contaminación del centro de las grandes ciudades como pequeños parques públicos, colegios y centros médicos. El primero de estos artefactos se ha instalado con éxito en México, en concreto, en la capital del estado mexicano de Puebla. Allí, BioUrban ha reducido los niveles de contaminación de una de las zonas más transitadas de la ciudad cerca de la universidad. Ahora, ClimateTrade ha formado una alianza con BiomiTech para distribuir el dispositivo en España.

“Las zonas más contaminantes de las grandes ciudades, estructuralmente no permiten albergar gran cantidad de árboles en sus espacios, y gracias a esta nueva tecnología, se maximiza la captura del CO2 y se mejora la calidad del aire. Y, por supuesto, la instalación de un dispositivo de BioUrban es complementario al desarrollo de otras iniciativas como los bosques urbanos”, asegura Francisco Benedito, CEO de la compañía española ClimateTrade.

“Ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia sufren de altos niveles de contaminación. Con esta iniciativa pretendemos maximizar la captura de CO2 y mejorar la calidad del aire en estos en nuestras ciudades,» añade.

Esta tecnología es una solución ambiental basada en la naturaleza que permitirá crear una nueva bioeconomía circular capaz de producir combustibles a partir de la contaminación generada por nuestras actividades cotidianas.