El informe Cambio Climático 2022: Impacto, Adaptación y Vulnerabilidad del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) enfatiza la necesidad de acción urgente para mitigar y adaptarnos a los efectos del calentamiento global.

Fracaso de lideranza climática

Las conclusiones del informe publicado el 28 de febrero son claras: no se está haciendo lo suficiente para mitigar y adaptarse al cambio climático, y eso puede llevarnos a consecuencias desastrosas.

En reacción a los resultados, el Secretario General de las Naciones Unidas Antonio Guterres no midió sus palabras: “El informe publicado hoy por el IPCC es una crítica irrecusable del fracaso de la lideranza climática(…). Esta abdicación es criminal.”

En 2015, la comunidad internacional se comprometió a hacer todo en su poder para limitar el calentamiento global a 1,5°C, un compromiso que se selló con el Acuerdo de París. Este nivel de calentamiento ya tendrá consecuencias como riesgos climáticos y pérdidas de biodiversidad. Ahora, el informe revela que superar los 1,5°C de calentamiento, aunque sea temporal, resultaría en impactos severos, algunos de los cuales serían irreversibles. 

Por ejemplo, si el calentamiento global subiera de 1,5°C a 3°C, el riesgo de pérdida de biodiversidad se multiplicaría por 10. A 2°C de calentamiento, las regiones que dependen del deshielo pasarían por una disminución de 20% de la disponibilidad del agua para la agricultura, lo que tendría repercusiones importantes a nivel de seguridad alimentaria y de salud.

Leer más:

Injusticia climática

Una de las principales conclusiones de este último informe del IPCC es que las personas y los ecosistemas menos capaces de sobrellevar los efectos del calentamiento global son los que se ven más afectados por la gran y peligrosa disrupción de la naturaleza que está causando el cambio climático generado por los humanos.

Las comunidades de bajos ingresos son las más afectadas por los riesgos climáticos

A nivel geográfico, entre 3,3 y 3,6 mil millones de personas viven en zonas altamente vulnerables al cambio climático, principalmente en África, Asia, América Central y Sudamérica, pequeñas islas y el Ártico.

En ciudades, los efectos del calentamiento global se ven intensificados, empeorando la contaminación y limitando el funcionamiento de las infraestructuras clave. Estos impactos están concentrados en comunidades de residentes urbanos marginados a nivel económico y social, en particular en asentamientos informales.

Sobre los esfuerzos de adaptación, los autores del informe señalan ejemplos de mala adaptación, tal como paredes mal construidas para proteger a las poblaciones costeras de la subida del nivel del mar. Notan que estos ejemplos son más comunes en comunidades vulnerables de bajos ingresos, que no tienen acceso a los recursos necesarios para implementar métodos de adaptación efectivos.

La adaptación inclusiva debe incluir conocimientos nativos y locales

Para acelerar la adaptación al cambio climático, el IPCC recomienda la implementación de una gobernanza inclusiva que priorice la equidad y la justicia. “La mala adaptación afecta particularmente de forma negativa a los grupos vulnerables y marginados (como los pueblos indígenas, la minorías étnicas, las familias de bajos ingresos y los asentamientos informales), reforzando y atrincherando inequidades existentes. El planeamiento y la implementación de medidas de adaptación sin considerar impactos negativos para grupos diversos puede llevar a la mala adaptación, aumentando la exposición a los riesgos, marginando a miembros de ciertos grupos socioeconómicos y exacerbando la inequidad. Las iniciativas inclusivas, alimentadas por valores culturales, conocimientos indígenas, locales y científicos pueden prevenir la mala adaptación,” dice el informe.

O sea, la resiliencia climática no existe sin justicia climática.

Soluciones basadas en la naturaleza

Para evitar las pérdidas crecientes de vida, biodiversidad e infraestructura, el informe nota que una acción ambiciosa y acelerada es necesaria para adaptarnos al cambio climático, mientras se reducen de forma profunda y rápida las emisiones de gases de efecto invernadero. Esta reducción necesitará la eliminación gradual de todos los combustibles fósiles, con mucha más ambición que lo que hemos visto hasta ahora en la palestra política global: justo el año pasado en la COP26, los líderes globales huyeron de la palabra “phase out” (eliminación) en su acuerdo sobre el carbón, eligiendo en su lugar la expresión difusa “phase down” (reducción).

“El carbón y los otros combustibles fósiles están asfixiando a la humanidad. No se puede declarar verde mientras sus proyectos y planes minan los objetivos net cero de 2050. La gente no se deja engañar. El mix energético global actual está quebrado. Es la hora de acelerar la transición energética hacia un futuro renovable,” añadió Guterres en la rueda de prensa sobre el informe.

Leer más:

Agroforestería y protección de las florestas 

El reporte también pone enfoque en el potencial de la naturaleza para combatir el cambio climático y mejorar vidas. En particular, la agroforestería se destaca como una manera resiliente de cultivar comida y al mismo tiempo dar hábitat para la vida salvaje. “Hacer el sistema alimentario más resiliente puede mejorar la seguridad alimentaria,” dijo Debra Roberts, la copresidenta del grupo de trabajo II del IPCC en la conferencia de prensa.

Al mismo tiempo, los esfuerzos de conservación, protección y restauración son necesarios para ayudar a las florestas nativas a adaptarse al cambio climático.

Leer más:

“Los ecosistemas saludables son más resilientes al cambio climático y aportan servicios críticos para la vida, tal como la comida y el agua potable,” noto el presidente del grupo de trabajo II del IPCC Hans-Otto Pörtner. “Con la restauración de ecosistemas degradados y la conservación efectiva y equitativa de 30 a 40% del hábitat en los suelos, el agua dulce y los océanos de la Tierra, la sociedad puede beneficiar de la capacidad de la naturaleza de absorber y almacenar carbono, y podemos acelerar el progreso hacia el desarrollo sostenible, pero el apoyo financiero y político adecuado es esencial.”

Los autores del informe también dejaron claro que algunas soluciones naturales, particularmente de agroforestería, dejarían de ser efectivas arriba de 1,5°C de calentamiento, ya que este nivel de aumento de temperatura reduciría las posibilidades de cultivo.

Acción urgente contra riesgos interconectados

Por primera vez, este informe del IPCC también resalta la interconexión entre los diferentes riesgos climáticos, y la necesidad de un abordaje holístico para evitar el efecto bola de nieve. Los cientistas señalan que el cambio climático interactúa con otras tendencias globales como el uso insostenible de los recursos naturales, la urbanización creciente, las desigualdades sociales, las pérdidas y los daños generados por eventos extremos y la pandemia, comprometiendo el desarrollo futuro.

“Este informe reconoce la interdependencia entre el clima, la biodiversidad y las personas, e integra ciencias naturales, sociales y económicas de forma más fuerte que las evaluaciones precedentes del IPCC, dijo Hoesung Lee, el presidente del IPCC. “Resalta la urgencia de una acción climática más inmediata y ambiciosa para abordar los riesgos climáticos. Las media-medidas ya no son una opción.”

Para abordar estos diferentes retos, todo el mundo tiene que ser involucrado: gobiernos, sector privado y sociedad civil, y deben ser priorizadas la reducción de los riesgos, la equidad y la justicia en la toma de decisión y en la inversión.

“La evidencia científica es indiscutible: el cambio climático es una amenaza para el bienestar de los humanos y la salud del planeta. Cualquier retraso en la acción global coordinada nos hará perder la breve oportunidad que tenemos de asegurar un futuro tolerable,” noto Hans-Otto Pörtner.

Abajo están las prioridades del informe para acelerar la adaptación al cambio climático:

  • Compromiso político y seguimiento
  • Marcos institucionales que definan responsabilidades
  • Educación y arte para concientizar sobre los impactos climáticos
  • Monitoreo y ajustes regulares de las estrategias de adaptación
  • Gobernanza inclusiva que priorice la equidad y la justicia

Alineamiento de ClimateTrade con el análisis del IPCC

Comentando sobre el informe, Francisco Benedito, CEO de ClimateTrade, dijo: «De nuevo IPCC, la ciencia, confirma y eleva la presión, sobre la necesidad de acción urgente para detener la crisis climática. Y como no puede ser de otra forma, ClimateTrade será más ambicioso ante el reto al que nos enfrentamos, ampliando las tipologías de proyectos y productos listados en nuestro marketplace, tanto en mitigación como adaptación, por supuesto, fielmente alineados con los science-based targets. Hay que correr, pero correr en la dirección adecuada: nuestro faro es la ciencia.»

José Lindo, cofundador y Head of Impact de ClimateTrade, añadió: “Tras la lectura y análisis inicial, sumaremos los puntos clave a la estrategia de impacto para asesorar correctamente a nuestros clientes corporativos, que estén alineados a las demandas científicas, a que sean más resilientes en sus planes de descarbonización y adaptación. Llevamos desde 2018 innovando en temáticas como la justicia climática y la salud planetaria, dos conceptos bastante recientes, donde la relación entre contaminación en ciudades y los ecosistemas que les ofrecen servicios, agua, alimentos, etc, será vital.”

ClimateTrade es un marketplace climático que permite la compensación de la huella de carbono y otros impactos climáticos nefastos a través de la contribución a proyectos de mitigación. Regístrate gratis en nuestro marketplace o contáctanos para más información.