Nuevos estándares y requisitos de licitaciones públicas aterrizan las metas net zero y ponen presión en las corporaciones para que desarrollen un plan de descarbonización tan ambicioso como alcanzable.

 

Al día de hoy, más de 74 países, que representan más del 80% del PIB mundial y casi el 70% de las emisiones de CO2, han establecido compromisos netos cero de carbono. Además, más de 3.000 empresas asumieron ya este compromiso como parte de la campaña «Race to Zero» de las Naciones Unidas, reconociendo así que están cambiando las reglas de la competencia empresarial y que se exige un nivel mucho mayor de colaboración global y local entre empresas y gobiernos.

La mayoría de los compromisos tienen como plazo 2050. Puede parecer muy lejos, pero 30 años es poco tiempo para descarbonizar la totalidad de las operaciones de una empresa, y los reguladores lo saben. Por eso, los gobiernos están empezando a alinear sus propios objetivos net zero a su estrategia de compras. 

 

Un hito en las licitaciones públicas internacionales en el Reino Unido

En Septiembre de 2021 entró en vigor en el Reino Unido el procedimiento para incluir los criterios ambientales en las ofertas al gobierno inglés en contratos superiores a 5 millones de libras. Las medidas se aplican a todos los departamentos del gobierno central, así como a sus agencias ejecutivas y organismos públicos no departamentales.

Entre los criterios de admisión, se encuentra la entrega de un plan de reducción del carbono. Este plan debe incluir el detalle de dónde provienen las emisiones de CO2 de la empresa ofertante y las medidas de gestión ambiental y de reducción que tiene previstas. 

Algunas grandes empresas ya vienen reportando las emisiones de Alcance 1 (directas) y Alcance 2 (indirectas, propias) como parte de las regulaciones de informe de energía y carbono simplificadas publicadas en el año 2018.

Pero las nuevas reglas van más allá, requiriendo un compromiso para lograr net zero en el año 2050 a más tardar, y el informe de algunas emisiones de Alcance 3 (cadena de valor), calculadas según la metodología del GHG Protocol; incluidos los viajes de negocios, los desplazamientos de los empleados, el transporte, la distribución y los residuos por primera vez. Las emisiones de Alcance 3 representan una proporción significativa de la huella de carbono de una organización, y a menudo es la parte más difícil de calcular y reducir. 

Para el gobierno del Reino Unido, el comprender, informar y reducir estos tres grupos de emisiones de CO2 desempeñará un papel importante en la descarbonización de la cadena de suministro de los gobiernos y de la economía del Reino Unido en su conjunto.

Artículos relacionados:

Primeros estándares en materia de estrategia corporativa hacia el net zero 

Al mismo tiempo, el reciente lanzamiento del estándar corporativo de la alianza Science Based Targets Initiative (SBTI) pretende poner fin a cualquier objetivo ambiguo de «cero neto» que sea excelente en palabras y bajo en ambición.

Con esta metodología, se busca proporcionar la orientación y las herramientas para que las empresas hagan una evaluación creíble e independiente. Los promotores también buscan que se alineen las acciones climáticas a corto y largo plazo con la limitación del calentamiento global a 1,5°C.

En la práctica, este estándar intenta facilitar la reducción de un 50% de las emisiones corporativas antes del año 2030, y de un 90-95% antes del año 2050. Para lograr un neto cero, las emisiones que no se pueden reducir (el 5-10% final restante) deben neutralizarse mediante la compensación de carbono.

Se puede resumir que el estándar propuesto requiere de las corporaciones que se centren en reducciones de emisiones rápidas y profundas, en establecer objetivos a corto y largo plazo, en no hacer difusión masiva del objetivo cero neto hasta que se cumplan los objetivos a largo plazo y que impliquen a toda su cadena de valor y de suministros.

El estándar es una herramienta para ayudar a las grandes empresas a elaborar planes de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que puedan ser verificados por terceros, lo que muy probablemente va a convertirse en un requisito por parte de los inversores.

Artículos relacionados:

Los inversores institucionales demandan mayor transparencia en materia ESG (ambiental, social, gobernanza)

La presión sobre las corporaciones y grandes empresas participadas por inversores institucionales (como son los fondos gestionados por BlackRock, Vanguard o State Street, y los planes de pensiones soberanos) para cumplir con los criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ASG, en inglés ESG) está muy extendida: el 85% de los inversores consideraron factores ESG en sus inversiones el año 2020.

Estos inversores profesionales están detectando una correlación entre el desempeño ESG y la creación de valor para los accionistas, además de una herramienta para identificar y mitigar riesgos en materia ambiental, social y de gobernanza. Se viene constatando que las corporaciones con un robusto desempeño en materia ESG tienden a ser más eficientes, más ahorradores, menos derrochadores, con mayor compromiso de los trabajadores, con mayor productividad, y por ende, más atractivas para el capital y el talento.

Los mercados de capitales están incorporando cada vez más el riesgo de emisiones en los precios de los activos, y las inversiones de riesgo en tecnologías de transición están en su punto más alto. 

 

Las soluciones digitales de ClimateTrade para el cumplimiento de las metas net zero

Como lo hemos visto, los requisitos de inversores y gobiernos a nivel de descarbonización se están endureciendo, al mismo tiempo que las expectativas de los consumidores están creciendo. En los próximos años todos los productos estarán comparados por su huella de CO2, y eso influenciará los hábitos de compra. Los productos y servicios neutros en carbono son una necesidad, pero conseguir ofrecerlos no es fácil. 

Requiere calcular la huella de carbono automáticamente, y tener una plataforma fiable que pueda dar a los clientes una visibilidad completa sobre donde y como los créditos de carbono están generados. ClimateTrade ayuda a las empresas a cumplir con sus compromisos de sostenibilidad y compensación de emisiones, fortaleciendo su estrategia social corporativa con soluciones digitales innovadoras. 

Después de percibir la necesidad de productos y servicios neutros en carbono, hemos desarrollado la API ClimateTrade, la primera API REST que se integra de forma sencilla y segura en los sistemas de las empresas para que puedan ofrecer a sus clientes la posibilidad de adquirir esos productos y servicios neutros en carbono durante el proceso de compra. 

En Noviembre de 2021 lanzamos el Widget ClimateTrade, una herramienta con funcionalidades parecidas, pero con un proceso de integración aún más fácil, lo que la hace perfecta para Pymes y organizaciones sin grandes recursos tecnológicos. 

La API y el Widget de ClimateTrade proporcionan a los clientes información sobre la huella de carbono de sus compras y les ofrecen la oportunidad de invertir en proyectos sostenibles para compensarla. Actualmente hemos integrado nuestras soluciones en los sistemas de grandes corporaciones a nivel internacional. Mira nuestros casos de éxito.

………………

¿Interesado? Completa tu registro y habla con nuestros especialistas. 

Artículo redactado por Miguel López, Carbon Credits Manager, y Francisco Martín, Head of Engineering, ambos en ClimateTrade.